Las CPUs de Intel sufren un grave error de seguridad que puede provocar grandes pérdidas de rendimiento

Las CPUs de Intel sufren un grave error de seguridad que puede provocar grandes pérdidas de rendimiento

Los procesadores Intel de la última década son víctimas de una grave vulnerabilidad. Según informa The Register, la solución ya está en camino y será integrada en los grandes sistemas operativos (Linux, macOS y Windows) durante los próximos días.

El problema, no obstante, yace en la caída de rendimiento que ese nuevo softwareprovocará sobre los procesadores de Intel. Las estimaciones oscilan entre caídas del 5% y del 30%, aunque la cifra final variará en función del modelo concreto de procesador y del sistema operativo que se ejecute sobre él.

La solución al error puede provocar caídas de rendimiento de entre el 5% y el 30%

Microsoft integró este parche en algunas de las versiones beta más recientes —distribuídas a través de su programa Windows Insider—. Se espera que la actualización final llegue durante los próximos días a todo el mundo.

Los parches para los sistemas operativos basados en Linux ya están disponibles para todo el mundo, aunque los comentarios del código fuente han sido redactados para encubrir la vulnerabilidad.

Apple también tendrá que actualizar su sistema operativo para proteger a los usuarios de un ordenador Mac con Intel. Como indican en The Register, "la vulnerabilidad está en el hardware Intel x86-64, y parece que una actualización del firmware interno no basta para solucionarlo. La vulnerabilidad debe arreglarse en el sistema operativo".

El error, según explica el informe, nace en la gestión de los espacios de memoria utilizados por el kernel (o núcleo del sistema operativo). Los ingenieros han identificado una vulnerabilidad que permite sobrepasar todas las medidas de seguridad que protegen esos procesos y direcciones de memoria, lo que pone en riesgo la estabilidad del propio sistema y deja la puerta entreabierta a informaciones de gran valor (como contraseñas).

La respuesta, según la información a la que ha podido acceder The Register, consiste en separar la memoria del kernel del resto de procesos haciendo uso de lo que se conoce como Kernel Page Table Isolation.

Se espera que Intel y el resto de compañías hagan un comunicado oficial al respecto.

La parte negativa de esa solución es que el procesador, cada vez que cambie entre "modo kernel" y "modo usuario", tendrá que trabajar más y durante más tiempo, lo que impacta negativamente el rendimiento general del equipo.

Se espera que Intel y el resto de compañías hagan un comunicado oficial en el que se expliquen y detallen todos los aspectos relacionados con esta vulnerabilidad. Hasta ahora, no obstante, estas informaciones han permanecido bajo un estricto embargo dictaminado por el fabricante de microprocesadores.

fuente: hipertextual