La NASA ultima sus próximas misiones espaciales para explorar el sistema solar

La NASA ultima sus próximas misiones espaciales para explorar el sistema solar

La agencia espacial norteamericana ha dado a conocer los dos proyectos finalistas en la nueva convocatoria del programa New Horizons. La NASA ha seleccionado las iniciativas CAESAR y DragonFly, que tendrán como objetivo, respectivamente, traer de vuelta a la Tierra una muestra del cometa 67P y explorar la habitabilidad de Titán, una de las lunas de Saturno.

La elección como finalistas permitirá que los equipos científicos reciban financiación para continuar diseñando sus proyectos hasta la primavera de 2019, momento en el que se difundirá el ganador. El proyecto seleccionado se convertirá en la cuarta misión oficial de New Horizons, el programa que incluye otras exitosas iniciativas como las naves Juno y New Horizons o la sonda OSIRIS-Rex. La NASA espera que el lanzamiento de la nueva misión tenga lugar en 2020.

"Este es un gran avance en el desarrollo de nuestra próxima y audaz misión de descubrimientos científicos. Son investigaciones atractivas que buscan responder a algunas de las preguntas más importantes acerca de nuestro sistema solar", ha asegurado Thomas Zurbuchen, administrador asociado de la Dirección de Misiones Científicas, en un comunicado difundido por la NASA. CAESAR y DragonFly han sido elegidas entre una docena de propuestas presentadas a la agencia espacial hace unos meses, después de que superaran un proceso de revisión por pares.

¿Para qué servirán CAESAR y DragonFly?

caesar

Crédito: NASA.

La misión CAESAR tiene como objetivo recoger una muestra de 67P/Churyumov-Gerasimenko, el cometa que exploró de forma exitosa la nave Rosetta y la sonda Philae de la Agencia Espacial Europea. La NASA pretende ahora investigar el origen y la historia del cometa 67P, un propósito que se conseguirá si el proyecto es finalmente seleccionado en la primavera de 2019.

La misión CAESAR, de ser elegida, tendrá como objetivo recoger muestras del cometa 67P que exploró Rosetta

Según explican desde la revista Science, la sonda recogerá polvo cometario y restos de hielo del interior del cometa 67P, que serán analizados posteriormente de vuelta a la Tierra para desentrañar los secretos de los conocidos como 'bloques primitivos' en la formación del sistema solar. Las siglas del proyecto CAESAR corresponden a Comet Astrobiology Exploration Sample Return. La misión será liderada por Steve Squyres (Universidad de Cornell) y gestionada por el Goddard Space Flight Center de Maryland.

dragonfly

Crédito: NASA.

El segundo proyecto en el que la NASA invertirá cuatro millones de dólares para su desarrollo inicial —la misma cantidad que recibirá el equipo de CAESAR— será DragonFly. Este pequeño dron será utilizado, en el caso de ser seleccionado finalmente por la NASA, para estudiar la química prebiótica y la habitabilidad de Titán. Esta luna de Saturno, conocida por su densa atmósfera de nitrógeno y sus mares de hidrocarburos, fascina a los investigadores a pesar de ser un mundo inhóspito.

DragonFly quiere sobrevolar Titán para explorar las evidencias de habitabilidad de la luna de Saturno

Aunque Titán es un satélite aparentemente inhabitable, algunos investigadores sugieren que formas primigenias de vida podrían desarrollarse en su interior. Explorar las posibles evidencias de habitabilidad y entender cómo aparecieron los primeros organismos vivos en la Tierra son algunos de los objetivos principales de DragonFly. El proyecto será liderado inicialmente por Elizabeth Turtle (Universidad Johns Hopkins) y gestionado por el propio Laboratorio de Física Aplicada.

La NASA acelera su tecnología

Además de apoyar dos posibles nuevas misiones espaciales, la NASA también ha dado a conocer las iniciativas que recibirán financiación para desarrollar tecnología. El primer proyecto es ELSAH (Enceladus Life Signatures and Habitability), que pretende investigar cómo limitar la contaminación de las naves y así mejorar los mecanismos para detectar posibles señales de vida extraterrestre. El segundo es VICI (Venus in situ Composition Investigations), que pretende mejorar la instrumentación de futuras sondas que exploren Venus con el fin de estudiar los minerales y las rocas de este planeta.

La agencia también ha aportado financiación para desarrollar nuevos instrumentos tecnológicos para futuras misiones espaciales

El anuncio realizado por la agencia espacial norteamericana llega días después de que Donald Trump asegurara que pretende que Estados Unidos vuelva a la Luna. Las últimas semanas han sido realmente intensas para la NASA, con el hallazgo de un nuevo exoplaneta utilizando la inteligencia artificial de Google y con el lanzamiento de un cohete reutilizado de SpaceX para enviar suministros a la Estación Espacial Internacional.

fuente: hipertextual