Cómo borrarte para siempre de las principales redes sociales

Cómo borrarte para siempre de las principales redes sociales

Las redes sociales están tan presentes en nuestras vidas que en muchos lugares del mundo se han creado clínicas de desintoxicación para estas. Al igual que con otras cosas, todo en exceso causa adicción, así que es importante ponerle freno de muchas maneras: a través de periodos de tiempo estipulados, reduciendo su uso a determinados días, desactivando las notificaciones para no consultarlas a cada minuto, y un largo etcétera. No obstante, hay una solución infalible: eliminarlas.

Cada vez más usuarios deciden quitarse de las plataformas más conocidas de Internet. Si eres uno de ellos y no sabe cómo hacerlo, hoy te traemos un completo tutorial para que no pierdas detalle: cómo borrarte para siempre de las principales redes sociales.

Twitter

Que te quieras ir de Twitter no nos sorprende en absoluto. La red social es cada vez más tóxica y los improperios, discusiones y agresiones verbales están a la orden del día. Ahora bien, Twitter por fin se está tomando más en serio toda esta problemática, de ahí que con sus últimas actualizaciones esté intentando paliarlo. Si ves que esto no te convence y finalmente quieres prescindir del pájaro azul más famoso del mundo, te damos las indicaciones.

Para borrar tu cuenta de Twitter sólo tienes que pinchar en tu perfil, es decir, en la foto que se encuentra en la parte superior derecha de la página web. Esto abre un desplegable con muchas opciones, aunque la que te interesa se llama “Configuración y privacidad”. Una vez accedas a este campo, por defecto te saldrá el apartado “Cuenta”, es decir, el que nos interesa: vete hasta abajo del todo y verás una opción que no deja lugar a dudas, “Desactiva tu cuenta”.

Cuando cliquees ahí, Twitter te sacará una serie de puntos que debes tener en consideración. Por ejemplo, se pueden conservar todos tus datos de usuario durante 30 días. Esto quiere decir que si le das a “desactivar” y en el día 29 te arrepientes, sólo tienes que entrar a Twitter de nuevo para reactivar tu perfil. Ahora bien, una vez que pase ese periodo de tiempo, olvídate de recuperar tu cuenta para siempre: el usuario desaparecerá y cualquier otra persona podrá hacer uso de él (y esto ha ocurrido a algunos amigos, te lo aseguramos). Piénsatelo dos veces y no olvides también un punto: “Twitter no tiene control sobre los contenidos indexados por los motores de búsqueda como Google”.

Snapchat

No deja de ser paradigmático que una red social que basa todo su contenido a través de la aplicación móvil necesite de un navegador web para borrar la cuenta. Sí, Snapchat te obliga a utilizar un navegador si quieres borrar tu perfil, aunque tampoco creemos que sea algo que te complique la vida (lo destacamos más como curiosidad que como hándicap, tranquilo).

Snapchat recurre a la misma función que Twitter, es decir, como no quiere que te vayas para siempre de la red social, lo que hace es guardar tu perfil durante un máximo de 30 días. Transcurrido ese periodo de tiempo, el sistema elimina la cuenta para siempre.

La página de eliminación se encuentra en la parte inferior, aunque como te queremos mucho te la dejamos aquí. Elige tu nombre de usuario, pon la contraseña y dale a “Continue”. Y despídete de ella, claro.

¿Qué es Snapchat y qué puedes hacer con él?

Google

La madre de dragones. La Khaleesi de las redes sociales: Google. Piénsate muy bien, y varias veces si hace falta, si quieres eliminar tu cuenta de Google. No se trata de que te deshagas de esa red social que se pegó un batacazo (Google Plus), sino de que a través de tu cuenta de Google puedes entrar a una gran mayoría de plataformas que utilizas cada día: Gmail para leer el correo; Youtube para ver vídeos; Google Play para descargar aplicaciones; Google Maps para guardar las localizaciones; Google Chrome para los marcadores que tengas almacenados, y así con todos los productos que en estos momentos poseen los de Mountain View.

Desactivar Google es casi deshacerte de tu vida digital en estos momentos. No obstante, y si esta es tu decisión, el proceso para eliminar tu cuenta es realmente sencillo y asequible. Sólo debes acceder a tu perfil personal, ese que se encuentra en la parte superior donde está tu foto (desde aquí si te es más cómodo), y pulsar sobre “Eliminar tu cuenta o determinados servicios” (está en el cajón de la derecha titulado “Preferencias de la cuenta”).

Una vez entres en este apartado, Google da dos opciones: “Eliminar productos” y “Eliminar la cuenta de Google y los datos”. Aquí aparece lo que comentábamos anteriormente, es decir, el que eliminando la cuenta de Google general perderás todo, mientras que si lo que quieres es darte de baja de algún servicio, pues puedes realizarlo uno por uno. “Si ya no te interesa utilizar servicios concretos de Google, como Gmail o Google+, puedes eliminarlos aquí. Incluso puedes eliminar tu cuenta de Google por completo”, reza el mensaje del buscador cuando se accede a esta sección.

Píensate bien el siguiente movimiento que vayas a realizar. Quizás te interese borrar aquellas herramientas que ya no vayas a utilizar, pero nosotros no borraríamos la cuenta de Google. Nunca se sabe si en el futuro la vas a usar de nuevo…

Instagram

Empezamos el recorrido a las redes sociales del grupo Facebook con una de sus últimas grandes adquisiciones: Instagram. La plataforma lleva más de un lustro entre nosotros, pero no ha sido hasta el año 2017 cuando estalló; ganó el doble de usuarios que en toda su existencia, nada mal.

Instagram, al igual que Snapchat, no permite eliminar la cuenta desde la aplicación móvil, es decir, desde donde realmente se utiliza el servicio. Para ello es necesario entrar a través de un navegador web, aunque en el caso de Instagram existe una bonita peculiaridad: hay dos maneras de deshacerte de la cuenta.

La primera es una desactivación temporal. Esta función es idéntica a lo que realiza Twitter y Snapchat durante 30 días, aunque con la diferencia de que aquí no se te va a borrar para siempre una vez pase este primer mes. Para lograrlo sólo tienes que acceder a tu cuenta a través de un navegador web. Justo al lado de la foto principal aparece la opción “Editar perfil”, así que pincha y verás que al final de la pantalla que se te abre la siguiente opción: “Desactivar mi cuenta temporalmente”. En cuanto lo realices, tu cuenta pasará a estar en segundo plano, es decir, todas las fotos e interacciones que hayas realizado desaparecerán para tus seguidores y siguiendo, aunque sólo tienes que volver a activarla para que todo vuelva a la normalidad.

Esta es la primera opción, mientras que la segunda es un borrado definitivo. Aunque pueda parecer complicado, es bastante sencillo de efectuar. Sólo hay que entrar a la página correspondiente (desde aquí) y seleccionar el motivo por el que borras la cuenta. Te saldrán unas cuantas opciones, las contestas con tranquilidad y entonces se te pedirá la contraseña de nuevo. Ponla, dale a continuar y despídete de tu cuenta de Instagram para siempre.

Facebook

La red social por antonomasia: Facebook. Es la más conocida del mundo y la piedra angular de la compañía, ya que la mayoría de funciones que introduce en esta luego van a parar a sus otros servicios, desde Instagram hasta WhatsApp (aunque también puede ocurrir al revés).

En el caso de Facebook, y al igual que Instagram –lógico-, esta da dos opciones de borrado de redes sociales: el momentáneo y el permanente. El primero de ellos es idéntico al de su hermana: tenemos la posibilidad de desactivar nuestra cuenta durante el tiempo que queramos. De esta manera, si ya estamos cansados de ver las fotos de fiesta de nuestros conocidos, pues desactivamos la cuenta durante un tiempo… y ya si eso la reactivamos en un futuro.

Para lograr este cometido sólo hay que pinchar en la flecha que aparece a la derecha de la imagen de perfil para que se abre un desplegable. De todas las opciones que surgen, pincha en “Configuración” para llevarte a la pantalla que ves justo aquí abajo. Luego dale a “Administrar cuenta” y el último campo que se vislumbra es la clave de todo: “Desactiva tu cuenta”.

La segunda vía es la más dramática o, mejor dicho, la más rotunda: eliminar el perfil. Si no quieres volver a entrar a Facebook en tu vida, dale a este enlace y pulsa en “Eliminar mi cuenta”. Facebook te advierte: “Si crees que no volverás a usar Facebook y quieres eliminar tu cuenta, podemos ayudarte a hacerlo. Ten en cuenta que no podrás volver a activarla ni recuperar ningún dato o contenido que hayas subido a tu cuenta”. El proceso de eliminado completo puede tardar hasta 90 días, por lo que es posible que aparezcas en algunas búsquedas o incluso a tus propios amigos. Eso sí, hablamos de eliminación, no es un tiempo de margen para recuperar la cuenta, cuidado.

Ahora que ya sabes quitarte de las principales redes sociales del mercado, no tendrás excusa para hacerlo si finalmente tomas este paso. Nuestro consejo: mejor desactivación temporal que no definitiva. Nunca se sabe si en un futuro tu cuenta puede ser útil por un motivo profesional (y aquí hablamos desde la experiencia).

fuente:softonic